¿QUÉ ES EL EGO?

El ego que es


Casi nadie sabe realmente a qué nos referimos cuando hablamos de este término. A menudo se utilizan expresiones como "tiene mucho ego", para quien actúa con prepotencia ante el resto de las personas.

No nos dejemos engañar: el ego es mucho más que todo ello; a menudo, las mismas personas que critican a quien supuestamente tiene mucho ego se encuentran juzgando de igual manera desde sus propio falso "Yo".

Más allá de la definición cotidiana, grandes filósofos y científicos como, por ejemplo, el conocido psicólogo Sigmund Freud han propuesto a lo largo de la historia diversas explicaciones, con el fin último de poder explicar la naturaleza humana, así como las causas de su comportamiento.

La ilusión del ser

La esencia, el verdadero SER no es algo que el conocimiento y las palabras puedan explicar, pues se encuentra en niveles más profundos. El lenguaje no es más que una forma de poner etiquetas a las cosas, de modo que podamos comunicarnos entre nosotros.

Tanto el conocimiento como las palabras son de gran utilidad, pero una cosa debe quedarte clara: un árbol no existe por el hecho de que la mente humana haya decidido colocarle esa etiqueta, sino que su existencia va mucho más allá que el propio nombre.

Las palabras sirven para señalar al verdadero objeto al que se le ha colocado ese concepto (se ha conceptualizado o, como también me gusta llamarle, se ha cavernalizado, haciendo referencia a las sombras del mito de la caverna de Platón), pero en ningún momento son el objeto en sí mismo (la palabra árbol no es el árbol en sí mismo).

El dedo que señala a la luna

Sin duda una de mis metáforas favoritas. A pesar de que el ser no pueda quedar claro por medio de las palabras, podemos en cierta medida entender teóricamente a qué nos referimos; podemos entender el dedo que señala a la luna (a la esencia en este caso), pero conocedores siempre de que el dedo no es la esencia en sí misma.

Las palabras son ese dedo que señala a la luna.

¿Son diferentes el "Yo" y el "Nosotros"?

A lo largo de la historia tanto los "Yoes" como los "Nosotros" se han peleado contra otros "Yoes" y otros "Nosotros", de manera más y más destructiva, a medida que la tecnología para fabricar armas avanzaba. El "Nosotros" puede llegar a ser más destructivo todavía que el propio ego individual.

Te voy a hablar mucho más a fondo sobre ésto en artículos concretos, en los que sería ideal que todos participásemos poniendo ejemplos en los que el "Nosotros" entra en conflicto con "Vosotros".

El EGO realmente ni siquiera existe

Me gusta compararlo con una casa: ¿Existe una casa como tal o realmente la casa no es más que la agrupación de unas paredes, unas puertas, ventanas, un tejado...?

Y vayamos más allá: ¿Existe el tejado o no es más que la agrupación de unas tejas...?

Como no es mi intención que te explote la mente a mitad de artículo pararé aquí, pero sí que me gustaría que te fijases en cómo la mente (al menos cuando se encuentra en "modo ego"), tiende a poner conceptos a todo, y a agruparlos dentro de otro concepto mayor.

Lo mismo ocurre con quien la mayoría cree ser: el "Yo" no es más que la casa, quien no existe más allá de las creencias (tejado, ventanas, puertas...), sino que es la agrupación de las creencias. A menudo ocurre que la gente intenta cambiar sus creencias intentando mantener el "Yo". Sería como cambiar las paredes de una casa pero agobiarnos porque la "casa en conjunto ha cambiado".

¿Es loco no?

El EGO positivo: ¿Es posible?

Para comenzar, dejar claro que realmente nada es realmente positivo o negativo, sino que el propio EGO, que es la agrupación y conceptualización de una serie de creencias es quien filtra la realidad y valora si algo es bueno o malo.

Lo que te quiero decir es que en el momento que conviertes al ego en el enemigo y quieres eliminarlo a toda costa, el mismo falso yo está otra vez entrando por la puerta de atrás. Recuerda que únicamente el EGO puede tener enemigos, y valorar si las cosas son buenas o malas. En este momento surge lo que yo llamo el EGO de segundo orden, y aparece el apego al desapego, algo que a mí ya me sucedió.

Un mecanismo de funcionamiento mental

El estado egótico, por lo que hasta ahora puedo contarte (esto es importante, puesto que a medida que mi conciencia aumente te lo podré explicar de una mejor manera), no es más que uno de los modos de funcionamiento del cerebro, el cual está muy extendido en la sociedad actual.

Se trata de un modo en el que el cerebro se encuentra en frecuencia beta (de 14 a 30 Hz), y en el cual nos encontramos en modo de supervivencia. Me explicaré un poco más: en este modo pensamos que la realidad es que hay un "Yo" que está viviendo en una realidad en la que todo está separado de su personaje, y en la cual además existe un tiempo que fluye de manera lineal. Además, en la mayoría de los casos, en esa realidad hay multitud de objetos y situaciones tremendamente amenazadoras.

¿Te has fijado alguna vez que para los niños, o para ti cuando meditas o te encuentras en "Flow" realizando alguna tarea no existe una sensación de existencia separada ni tiempo?

Eso es debido a que el cerebro se encuentra en otra frecuencia (alfa o incluso theta), por lo que la película que sale en la pantalla de la televisión es completamente distinta. Recuerda como en un artículo anterior te hablaba sobre cómo "yo" (:)) veo la mente como una televisión en la que cambias de canal cuando cambias el estado vibratorio (la frecuencia). Dicho de otro modo, sería como redirigir una antena hacia otro lugar, de modo que la información captada fuese de otra índole.

Entonces, ¿Puede el EGO ser positivo?

Recuerda que nada es positivo o negativo. No niego que el ego pueda estar compuesto por alguna creencia positiva que te permita lograr ciertas metas; no obstante, se trata de un estado de supervivencia que seguramente genere ansiedad o incomodidad antes o después.

Lo que debemos hacer es saber controlar nuestra vibración, esto es, más que intentar cambiar la película dentro del canal de supervivencia, lo que debemos hacer es cambiar al canal del modo creativo, del estado de flow y de la presencia plena.

En otro post hablaremos sobre cómo realizar este cambio de canal.

El EGO de primer y segundo orden

Entender el ego es una tarea realmente interesante, y que, como te voy a mostrar, generalmente no termina con el primer vislumbramiento de la falsedad de su naturaleza.

El EGO es escurridizo, y el mecanismo de retroalimentación del movimiento del pensamiento (al que Bob Proctor denomina mecanismo cibernético) puede provocar que vuelva a aparecer cuando menos te lo esperes, como un ego conocedor de la existencia del propio ego, creyente en la no creencia, con miedo al miedo... y mucho más.

Si no sabes de que te estoy hablando, te pido una cosa: relájate y divirtámonos juntos descubriendo las realidades creadas por la mente a lo largo de los milenios, de modo que podamos entender juntos lo que a mí me gusta denominar el "No Ser", o, como el gran Gutama Buda denominaba el "No Yo".


Antes de que se me olvide, quisiera recordarte que actualmente en uno de los proyectos que desarrollo, además de educarnos financieramente también nos educamos mental y emocionalmente, tratando temas tan interesantes como el que te he expuesto hoy aquí.

Me he dado cuenta de que realmente la educación financiera es en un 90 % educación emocional, por lo que ni siquiera hace falta que las divida en dos grupos.